CÓMO EL COACHING PUEDE ELEVAR LA PRODUCTIVIDAD DEL PERSONAL Y LAS ORGANIZACIONES

El rol del coach es descubrir, aclarar y alinearse con lo que el cliente quiere lograr, al igual que fomentar el autodescubrimiento.

Cuando hablamos de coaching nos referimos a “asociarnos con los clientes en un proceso creativo y estimulante que los inspira a maximizar su potencial personal y profesional”, así es la definición del International Coaching Federation ICF.

ICF es la agremiación de coaching más grande a nivel global con 45.336 miembros en 153 países y territorios, a 31 de marzo de 2021. La organización es pionera en el desarrollo de estándares globales para el coaching profesional, competencias básicas, ética e investigación de la industria.

El coaching se enfoca en establecer metas, crear resultados y gestionar el cambio personal.

El rol del coach es descubrir, aclarar y alinearse con lo que el cliente quiere lograr, al igual que fomentar el autodescubrimiento, obtener soluciones y estrategias generadas por el cliente y estimular la responsabilidad por sus propios resultados.

El coach cree profundamente en la capacidad, grandeza, completitud y recursividad del cliente y por ello nunca aconsejaría, por lo que, si esto llegara a ocurrir, ya no sería coaching lo que está haciendo. El coach acompaña, no guía.

El cliente o coachee elige su propia transformación, a través de conversaciones poderosas con un coach calificado, en las cuales se revela la riqueza interior del cliente. Cuando este se observa, reflexiona sobre su propia vida, escucha sus propias palabras y logra ver sus puntos ciegos, que durante mucho tiempo han estado cubiertos por creencias limitantes, hace conciencia y es allí donde aparece la posibilidad de accionar distinto.

Es entonces cuando se empieza a entrenar en nuevos hábitos, aprende a establecer acuerdos efectivos, presta mayor atención y foco en la manera de relacionarse lo cual tiene como resultado un mayor nivel de consciencia de sí mismo y de sus acciones generando un incremento en la productividad personal y organizacional.

Cada vez más, las organizaciones están observando los resultados positivos en sus líderes y equipos gracias al coaching. Algunas empresas contratan coaches externos calificados mientras que otras optan por apoyar el proceso de certificación de coaching para sus ejecutivos.

Según el último estudio realizado por ICF y PricewaterhouseCoopers LLP en 2019, hay aproximadamente 86.900 personas ejerciendo coaching: 71.000 como coaches profesionales y 15.900 son gerentes/líderes que usan herramientas de coaching en las organizaciones.

“En los últimos años, en colaboración con el Human Capital Institute (HCI), ICF ha realizado investigaciones sobre el crecimiento, la utilización y la aplicación del coaching en las organizaciones. En 2019, en el estudio Construyendo culturas sólidas de coaching para el futuro, más de la mitad de las respuestas indicaron que el coaching se estaba utilizando en el desarrollo del liderazgo, ya sea como una oportunidad de desarrollo o en conversaciones de desempeño con los empleados”. (Renée Robertson, 2021)

En el mundo entero las organizaciones reconocen que el coaching es estratégico para la competitividad y el crecimiento sostenible. Evidencia de ello a continuación algunas publicaciones recientes:

“El coaching y la gestión de calidad en el deporte”. (Mocha y Morales, 2021). “...Su valoración científica, efectuada mediante este estudio en el club deportivo Técnico Universitario permitió demostrar su factibilidad para implementar en esta organización deportiva la herramienta coaching para emprender la calidad de la gestión en el club deportivo en mención…”

“El coaching y la productividad laboral en la Cooperativa de Ahorro y Crédito de la Pequeña Empresa Biblián Ltda”. (Urgilés y Otros, 2019). “...en vista de ello se trata de evitar la disminución de la productividad en las diferentes áreas de cajas, balcón de servicios, crédito y jefaturas, por lo que se plantea realizar un modelo de coaching para mejorar la productividad...”

“Coaching empresarial y su relación con la productividad de los colaboradores de Rimac Seguros, San Isidro”. (Zabaleta, 2019). “...De acuerdo a los resultados y análisis respectivos, se concluye que el Coaching empresarial tiene relación con la productividad de los colaboradores…”

“El efecto del coaching en la productividad de la empresa MB Corp International S.A.C. Lima”. (More, 2018). “...el análisis descriptivo de la productividad antes y después de la implementación del coaching el cual arrojó 20% de mejora, sus componentes eficiencia y eficacia mejoraron en 17,5% y 22,5% respectivamente...”

“Coaching empresarial como herramienta que potencializa el talento humano y la productividad organizacional”. (Vives, 2016). “...Después de estudiar conceptos, teorías, influencias filosóficas y aplicación del coaching en el ámbito empresarial colombiano se hacen visibles los beneficios de la técnica, entre los que se pueden identificar el desarrollo de liderazgo, la toma de decisiones asertivas, aumento del empoderamiento, toma de conciencia para agilizar decisiones, entre otros beneficios que se transmiten en resultados para las organizaciones…”

“Coaching, el camino a la productividad empresarial”. (Amortegui, 2015). “...el coaching como la solución ante la falta de compromiso de los colaboradores en las organizaciones, y que el compromiso está directamente relacionado con la productividad empresarial...”

Es así como ICF en Colombia tiene las puertas abiertas a las empresas y cuenta con el más selecto equipo de coaches profesionales unidos por un propósito claro: la transformación de las personas, las organizaciones y la sociedad colombiana.

FUENTE:https://www.larepublica.co/alta-gerencia/como-el-coaching-puede-elevar-la-productividad-del-personal-y-las-organizaciones-3158138?utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1619358899

 ¿LA EMPRESAS TIENEN QUE HACER FELICES A SUS EMPLEADOS?

No, pero les conviene invertir en bienestar organizacional o felicidad: 300% más innovación según Harvard Bussiness Review, 36% incremento en ventas según el Dr. Martin Seligman, 44% mayor retención de acuerdo con Gallup y 31% incremento de la productividad dicen los resultados de Greenberg y Arawaka.

“La felicidad es y debe ser el objetivo mayor de la vida” dice el Dr. Tal Ben-Shahar, el profesor más famoso de Harvard. Pero ¿qué es la felicidad? ¿Hay una definición que se ajusta para todos? ¿Cómo la conseguimos? No es, por ejemplo, alcance de metas solamente como se ha creído. Cuando tenga, cuando suceda, cuando me den, todo enfocado en la meta olvidando el camino. Tampoco es hacer felices a otros, porque nadie puede hacer feliz a otro. Para otros, la felicidad es que todo esté perfecto en la vida. Y así, hay muchas creencias culturales que nos han llevado por caminos erráticos en búsqueda de la felicidad. ¿Qué es entonces?

¿Se puede ser feliz y estar triste al mismo tiempo?

Sí. Cuando hablamos de felicidad desde la ciencia nos referimos al bienestar integral del ser. Es un sistema en el que las dimensiones esenciales del ser humano están interconectadas, la espiritual, la física, la intelectual, la relacional y la emocional se influyen mutuamente. Y en ello, todas las emociones, como la tristeza, la frustración o la ansiedad, hacen parte del sistema.

La felicidad es una búsqueda natural en cada decisión, “es el objetivo mayor de la vida”. De igual manera, debido al nivel de interdependencia de nuestras vidas, suficientemente demostrado por la pandemia, podemos entender por qué “la felicidad debe ser el objetivo mayor de la vida”, es responsabilidad social. Aunque no podemos hacer felices a otros, sí podemos influir, inspirar y ayudar desde nuestro propio bienestar, desde la coherencia.

Cuando sabemos qué es y cómo se cultiva la felicidad, cuáles son las pruebas científicas y cómo se practican los ejercicios, estamos en capacidad de ser mejores profesionales, mejores líderes. La sabiduría, que es el balance entre teoría y conocimiento, aumenta gracias a la observación y reflexión sobre sí mismos y sobre otros. La empatía, comunicación asertiva, inteligencia emocional, autocuidado, cuidado por el otro y el coraje, también se incrementan logrando así mayores niveles de confianza y productividad en la organización.

¿Qué es felicidad organizacional y felicidad en el trabajo?

Felicidad organizacional es la capacidad que tienen las empresas de enseñar y promover bienestar. Felicidad en el trabajo es la percepción que tienen los empleados sobre su felicidad. El asunto es que, si la percepción está teñida de las creencias culturales que traemos en lugar de aclararlas desde la ciencia, cualquier esfuerzo de bienestar organizacional podría parecer insuficiente entre los colaboradores.

“Las relaciones significativas son el predictor #1 de felicidad”.

Es la conclusión a la que llegó Harvard después de 75 años de investigación. Relaciones significativas son aquellas en las que se siente confianza, cercanía, calidez. Podríamos deducir entonces que la percepción de felicidad de los empleados tiene todo que ver con las relaciones significativas con el jefe, con los compañeros, con los clientes y proveedores. El reto para la administración de negocios es generar y mantener una cultura de felicidad basada en la ciencia.

La empresa promueve bienestar, la felicidad la pones tú.

Autor: Dana Benarroch

Fuente:https://www.larepublica.co/analisis/dana-benarroch-3147460/las-empresas-tienen-que-hacer-felices-a-sus-empleados-3147455?utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1617282055

 

UNAS ZAPATILLAS POR LAS QUE MATAR: BREVE HISTORIA DE LAS AIR JORDAN, LA MEZCLA PERFECTA DE CALZADO Y MARKETING QUE CAMBIÓ EL DEPORTE


El último modelo de las Air Jordan se ha agotado en un par de días y un documental sobre Michael Jordan y sus deportivas está a punto de estrenarse en España. ¿Qué tienen estas zapatillas para llevar causando furor durante décadas? Básicamente, una leyenda a la altura del campeón que les dio su nombre.

Dos días han bastado para que las Air Jordan 6 Carmine, el último modelo de la una de las líneas más célebres y deseadas de Nike, se agoten en su web. La prueba de que estas zapatillas sobrepasan la condición de calzado deportivo y se convierten en un objeto de culto. ¿Cómo ocurrió? La historia tiene tanto que ver con el deporte como con la mística de un personaje que, desde hace décadas, arrastra millones de seguidores. Y de dólares.

Pero no siempre fue así. Antes de 1984, el mundo de las zapatillas de baloncesto era un aburrimiento. La NBA estaba a punto de convertirse en un acontecimiento de altura, pero lo que rodeaba aquellos pies gigantescos que la soportaban era un tostón. Todas las estrellas llevaban Converse, y solo variaba el color de su franquicia: Magic Johnson, Larry Bird, Julius Erving… Incluso Nike, que había acertado con las Nike Blazer –las que calzaba George “The Iceman” Gervin en los Portland– había entrado en la atonía más absoluta.

Y, sin embargo, todos veían que ese deporte era una oportunidad de negocio. La clase media afroamericana crecía, su deporte favorito era el baloncesto y Nike, que no tenía unas cuentas precisamente boyantes, quería calzarla. Pero no sabía cómo. A la firma de Oregón aquello de la canasta le quedaba muy lejos del tartán de atletismo y las pistas en las que se había hecho popular y que ahora dominaba Reebok. Además, era considerada una marca para blanquitos.

Incapaces de asociarse con las estrellas consolidadas, uno de los directivos de Nike, Sonny Vaccaro, tuvo una idea. Había que apostar por los jugadores que todavía no eran profesionales. Por ejemplo, por aquel muchacho de la Universidad de North Carolina que le fascinaba. Se llamaba Michael Jordan y todo indicaba que se incorporaría a la NBA en puestos de honor. Vaccaro se mostró tajante: “Dádselo todo al chico”, recuerda que dijo a Nike en el reciente documental One Man and His Shoes (Un hombre y sus zapatillas, dirigido por Yemi Bamiro y que llegará próximamente a Movistar). Nada de gastarlo en dos o tres jugadores. Había que apostar al 100% del presupuesto del departamento de baloncesto de Nike en aquel número 23 que jamás había jugado un partido de la NBA.

El representante de Michael Jordan, David Falk, estaba de acuerdo, pero era mucho más ambicioso que Vaccaro: “Le dije a la compañía que, aunque pareciera una locura, quería que trataran a Michael como si fuera un tenista. Quería que tuviera su propia línea de zapatos y de ropa, que protagonizara anuncios, que lo trataran como a las estrellas de los deportes individuales”, confiesa en el documental. Quería que su representado tuviera la categoría de Jimmy Connors, de Stan Smith, de Arthur Ashe, por oposición a cómo se negociaba con los profesionales de los deportes de equipo. Nike aceptó la apuesta. Cinco años a razón de dos millones y medio de dólares de contrato para alguien que no había debutado. Puso sus condiciones, eso sí: tenía que ser Rookie del año, All-Star y enchufar 20 puntos por partido en sus tres primeros años. Con semejante cantidad, también prometió lo que entones parecía una menudencia: un porcentaje de la venta de cada par de sus zapatillas.

Solo había un pequeño problema. Michael Jordan, por extraño que parezca, no quería ver su nombre junto al de Nike. Su marca favorita, la que vestía y calzaba y con la que deseaba trabajar, era Adidas. Pero la firma de las tres rayas o no quería o no podía dedicarse al baloncesto. El capítulo 5 de la serie de Netflix / ESPN El último baile cuenta las reticencias del 23 a reunirse con la firma de Oregón… y cómo tuvo que cambiar de opinión después de que su madre le amenazara con la táctica infalible de cualquier madre: tirarle la zapatilla a la cabeza.

Falk, Vaccaro, y sus padres lo convencieron a regañadientes. El diseñador Peter Moore se puso a crear la Air Jordan I, apodada “Bred”. Para sorpresa de muchos –e inquietud de Nike– Jordan no fue el número uno del draft (puesto que obtuvo Hakeem Olajuwon), ni siquiera el dos (para Sam Bowie, uno de grandes fiascos del aro). Fue tercero y acabó en los Chicago Bulls. Un equipo sin historia, sin anillos y, como Nike, con serios problemas económicos. Allí fueron a parar el 23 y sus zapatillas Air Jordan I. Eran negras y rojas.

Moore hizo que sonara Jump, de The Pointer Sisters, para mostrárselas. Pero ni la música calmó a un Michael Jordan que las odiaba. Cuando en Nike le preguntaron por qué, contestó que porque “tenían los colores del demonio”. “¡Pero si son los colores de tu equipo!”, le contestó Moore. No era el único que las detestaba: a David Stern, el comisionado de la NBA, el hombre más poderoso del negocio, tampoco le gustaban. Las zapatillas debían ser blancas, como las del resto. Al menos, en un 51%. Así se lo hizo saber a Nike un mes y medio antes de que Jordan las luciera, bajo amenaza de una multa de 5.000 dólares cada vez que desobedeciera.

Miel sobre hojuelas para el departamento de marketing de Nike. La firma y el jugador cumplirían las normas, pero… el anuncio desató la locura entre los compradores, desesperados por calzarse las zapatillas prohibidas. Y aún más después de que Jordan las luciera en el concurso de mates de 1985, festividad en la que las reglas podían incumplirse, el día que el planeta descubrió que Jordan eran mitad hombre, mitad aerolínea.

Las Air Jordan se pusieron a la venta el 1 de abril. Las previsiones de Nike eran ganar 3 millones de dólares durante los cincos años de contrato. En el primer año ya habían sumado 126. De ahí, claro, se restaba el sustancioso porcentaje de Jordan que, según algunos, suponía el 25 por ciento de cada par. Y no vendían más porque no querían: decidieron ofertar menos de las que se demandaban para alimentar el deseo. El engranaje estaba en marcha. Volaban las ventas y volaba un jugador que iba a dominar la NBA. Cada temporada, una nueva zapatilla. Una nueva obsesión.

Llegaron las Air Jodan II (el doble de caras y las primeras sin el inconfundible logo de Nike en el costado) y luego, las Air Jordan III (las primeras decoradas con la silueta Jumpman, o sea, Jordan volando por el cielo de Chicago). Corría 1987, y a estas alturas las zapatillas ya se habían convertido en un icono. Pero faltaba la guinda. Había que conectar la cancha y la calle, el deportista con el barrio. Jim Riswold, de la agencia publicitaria Wieden + Kennedy, vio una película titulada Nola Darling que dirigía, escribía y protagonizaba un carismático neoyorquino llamado Spike Lee. Riswold quedó fascinado por uno de los personajes, Mars Blackmon: con sus maxigafas, sus pantalones cortos, su ropa deportiva holgada, era una versión urbanita de Steve Urkel. Un tipo raro que, cuando por fin consigue encamarse con Nola, la chica de sus sueños, lo hace sin quitarse sus Air Jordan.

Los anuncios televisivos de las Air Jordan, dirigidos y protagonizados por el propio Spike Lee, siguen siendo de lo mejor que se ha hecho nunca en publicidad. Lejos de la imagen de sudor y superación de los anuncios deportivos, Lee y Jordan eran una suerte de dúo dinámico en el que la teatralidad del director era capaz de sacar toda la vis cómica del jugador.

Sin embargo, esta historia de éxito no estaría completa sin su cara oscura. “Las zapas o la vida”, así titulaba su portada la revista Sports Illustrated de mayo de 1990. Las Air Jordan compartían página con un revólver. El reportaje, firmado por Rick Telander, contaba cómo la codicia por hacerse con las zapatillas más famosas de EE UU había empujado a muchos jóvenes a actos de violencia extrema, que incluso incluían el asesinato. En concreto, el del quinceañero Michael Eugene Thomas. Como a menudo ha pasado en su vida, en especial en cuestiones políticas, se acusó a Jordan de un silencio ominoso.

Hoy, esa operación que cambió la historia del deporte sigue siendo la más provechosa jamás firmada por un jugador de baloncesto y, probablemente, de cualquier otra disciplina deportiva. Por poner un ejemplo, se calcula que LeBron James, el hombre que persigue la sombra imposible de MJ, gana 32 millones de dólares por su modelo de zapatillas y Michael Jordan, 130. Cuatro veces más. Más de 32 modelos después, gracias a Air Jordan, Nike ha absorbido a Converse, su antiguo rival, y ha convertido la línea en una franquicia independiente. Ese es Michael Jordan: un gigante del deporte con pies de oro.

RUBÉN ROMERO SANTOS 15 FEB 2021 - 08:41

Fuente: https://elpais.com/icon/cultura/2021-02-15/unas-zapatillas-por-las-que-matar-breve-historia-de-las-air-jordan-la-mezcla-perfecta-de-calzado-y-marketing-que-cambio-el-deporte.html?utm_source=Twitter&ssm=TW_CM#Echobox=1613417366

LA PANDEMIA HA INCREMENTADO LAS JORNADAS DE TRABAJO 2,5 HORAS MÁS

 

Los resultados de una investigación alertan sobre consecuencias negativas del teletrabajo.

NordVPN Teams, una compañía con sede en Nueva York que proporciona redes privadas virtuales (VPN) a empresas, analizó la cantidad de datos que se envían a través de sus servidores para calcular las horas de trabajo de los empleados.

El resultado de la investigación sorprendió: las personas trabajan mucho más tiempo estando desde casa que cuando ejercían desde una oficina.

Así las cosas, las jornadas laborales en la virtualidad se extendieron, en promedio, dos horas y media más de lo normal. Según NordVPN Teams, “trabajar desde casa significa trabajar más para la mayoría de gente”.

 

pandem

 

De acuerdo al gráfico que la empresa compartió con la agencia Bloomberg, todos los países analizados (a excepción de Italia) tuvieron un incremento en las horas de trabajo entre marzo y abril de 2020.

El dato anterior coincide con los meses en los cuales la pandemia se agudizó en la mayoría de países y, en consecuencia, inició el trabajo desde casa como alternativa para mantener el resguardo y evitar la propagación de los contagios.

Para enero de 2021, cuando algunas regiones estaban próximas a cumplir ‘un año’ trabajando en casa a raíz de la pandemia, la compañía notó que en Bélgica y España, por ejemplo, las horas de teletrabajo disminuyeron considerablemente, mientras que en otros países se mantuvieron estables.

Eso sí: las cifras de Austria, Canadá, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos preocupan.

En el caso de Canadá y Reino Unido, las personas pasaron de trabajar 9 horas al día a 11 horas.

En Estados Unidos la jornada laboral se extendió hasta 3 horas más: de 8 horas iniciales a 11 durante el primer mes de este año.

En marzo de 2020 la misma empresa había compartido hallazgos similares, por lo tanto, no se trató de algo nuevo. La diferencia reside en el paso del tiempo: ya casi se va a cumplir un año desde el primer ‘gran éxodo’ a casa en distintas partes del mundo a causa del covid-19.

La compañía planteó en ese entonces, a raíz de su investigación, que, aunque las personas ahorraban tiempo al no trasladarse a la oficina, iniciaban sesión antes del momento programado y gastaban hasta 3 horas más en VPN para empresas.

En ese momento, los datos de los equipos de NordVPN revelaron un aumento masivo en el tiempo de sesión en todo el mundo; además, países como Austria experimentaron un aumento de incluso el 165 % en el tráfico.

NordVPN Teams, una compañía con sede en Nueva York que proporciona redes privadas virtuales (VPN) a empresas, analizó la cantidad de datos que se envían a través de sus servidores para calcular las horas de trabajo de los empleados.

Así las cosas, las jornadas laborales en la virtualidad se extendieron, en promedio, dos horas y media más de lo normal. Según NordVPN Teams, “trabajar desde casa significa trabajar más para la mayoría de gente”.

 

La compañía planteó en ese entonces, a raíz de su investigación, que, aunque las personas ahorraban tiempo al no trasladarse a la oficina, iniciaban sesión antes del momento programado y gastaban hasta 3 horas más en VPN para empresas.
En ese momento, los datos de los equipos de NordVPN revelaron un aumento masivo en el tiempo de sesión en todo el mundo; además, países como Austria experimentaron un aumento de incluso el 165 % en el tráfico.

En septiembre de 20202, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) y el Ministerio del Trabajo presentaron los resultados de la Encuesta de Conciliación de Vida Laboral y Personal en el país.

La encuesta evidenció que las jornadas laborales, desde que inició el trabajo desde casa, han sido mayores a 8 horas diarias, según 57,7 % de los encuestados.

Además, los medios digitales se convirtieron en la principal herramienta laboral, siendo utilizada por más de 8 horas al día por 51,8 % de los encuestados (57,5 % mujeres y 45 % hombres).

Además, el 44 % de los encuestados manifestó tener problemas de mala calidad de internet.

Por: Tendencias EL TIEMPO

09 de febrero 2021 , 12:05 a. m.

Fuente: https://www.eltiempo.com/cultura/gente/pandemia-y-teletrabajo-ha-aumentado-la-jornada-laboral-esto-dice-investigacion-565534?utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1613300970

ENTREVISTA DE EL TIEMPO A ARTURO CALLE

TOMAS URIBE NO ESTÁ PREPARADO PARA UNA PRESIDENCIA: ARTURO CALLE

Con la autoridad de ser el fundador de una de las empresas que no tocó su planta de personal durante la pandemia, el empresario paisa Arturo Calle habla de la crisis que atraviesa la economía por los cierres intermitentes y por el cambio de reglas de juego. Se refiere al empleo, al ajuste tributario que se requiere y a lo que viene para la economía y la política.

¿Qué hay detrás de tantos letreros en locales comerciales de ‘se vende’ o ‘se arrienda’; cómo está el empresariado, de cara al segundo pico de la pandemia?

Detrás de esos letreros hay una economía muy difícil, que se está cerrando permanentemente. Todos los días, las normas cambian. Abrimos, y a los 8 o 15 días hay un cambio que no se esperaba. Yo creo que esto está haciendo un daño muy grande. Estamos trabajando de una manera exageradamente difícil y no tenemos un horizonte para el manejo de nuestras empresas.

Lo que necesitamos es que la vacuna llegue lo más pronto al país para regular una situación tan difícil. Los empresarios se gastaron las utilidades de varios años, y ya no tienen caja.

Pero hubo unas ayudas del Gobierno para pago de nómina…

Lo que hizo el Gobierno indudablemente nos ayudó mucho. Sobre los salarios mínimos nos ayudó con un 40 por ciento. La firma Arturo Calle y las firmas del país que nos beneficiamos estamos muy agradecidos con el Gobierno, pero nuestros gastos, no solo en nómina, son exageradamente altos.

No somos críticos de este gobierno. Uno no puede criticar a un gobierno al que le llegó una situación de un momento a otro desconocida para el mundo entero y que todos los días es algo diferente.

El Gobierno se acuesta, a las 8 horas se levanta y todo le ha cambiado en su parte administrativa, en la salud del pueblo colombiano, en la vacuna que no llega pronto.
Es muy difícil gobernar con una situación de estas. Pero creo que el presidente Duque, hasta donde es posible, ha bregado a manejar la situación de esta crisis de acuerdo a como se ha ido presentando.

Impuestos

¿Qué advertencia hace con la reactivación del calendario tributario, si los impuestos no se ponen a tono con lo que está pasando con la pandemia?

En los centros comerciales se está presentando una desocupación impresionante; los inquilinos y propietarios no están pudiendo pagar en un porcentaje muy alto los costos de administración. Y tienen una competencia muy grande, como el comercio electrónico.

Los municipios deben ser muy conscientes y el Gobierno Nacional de que la propiedad ya no vale lo que valía antes. En Estados Unidos se han cerrado más de 14.000 medianos centros comerciales.

El mercado de las propiedades, oficinas, industria, propiedades de hotelería, todo eso, ha perdido hasta el 50 por ciento de su valor. No hay quien compre. El que va a comprar para alquilar no tiene a quien alquilarle, y el que quiere comprar para montar un negocio, pues, quién va a montar un negocio en la actualidad cuando todo se cierra.

El Gobierno Nacional y los alcaldes tienen una responsabilidad muy grande de apoyar y no acabar, con esos altos impuestos de hoy en día que son impagables. Se les acaba una economía legal que paga impuestos que genera empleo.

¿Y usted qué propone ante eso, ha hablado con los alcaldes?

He propuesto que se haga una corrección. Que la propiedad raíz cambió de precio. Que cobren lo que vale hacer un centro comercial, el valor de la tierra, el valor de la construcción y lo que se gana el constructor y punto. He propuesto impuestos justos. Pero ¡Dios mío bendito!, cómo le ponen un valor comercial en Unicentro Bogotá de 45 millones de pesos metro. Construir con todo y utilidad no vale más de 12 millones de pesos.

Algo más: creo que no hay necesidad de que este año todos los que tienen sus locales comerciales cerrados –otros sin vender, otros sin poder pagar los impuestos– salgan a la calle a reclamar unos derechos justos. Espero que eso no suceda en el país. Porque le haría un daño muy grande. Cuando el mundo entero sepa que empresarios serios y correctos ya están en la plaza pública.

He hablado con Catastro Bogotá, con Catastro Medellín y hay que decirles a todos los departamentos. Los centros comerciales también les están diciendo a los alcaldes. Es una situación tan grave como la pandemia, si no más.

Muchos de los gastos que vienen son para pagar las deudas adquiridas por la pandemia, lo que lleva a hablar de reforma tributaria. ¿Cómo buscar más ingresos sin ahorcar a las empresas o a las personas?

¿No dicen que la corrupción se lleva entre 25 y 30 billones? Eso es más de dos reformas tributarias. ¿No dicen que la evasión del IVA puede estar también entre 25 y 30 billones? Ahí tenemos 50 o 60. ¿No dicen que la evasión de renta puede estar en más de 40 billones? Eso no lo dice Arturo Calle, lo dicen las estadísticas. Ahí está la plata. Eso es cuestión de control.

En impuesto de renta hay que poner impuestos justos, pero que todos paguemos, porque el país es de todos, no de unos pocos que somos los que pagamos impuestos.
Ahí está la plata, lo que sucede es que si yo no me agacho y la recojo, pues ahí queda en el suelo permanentemente.

Economía en 2021

¿Qué prevé que va a pasar este año?

Este año va a generar, fácil, pérdidas para el 70 o el 80 por ciento del empresariado. Y van a tener que recurrir a la parte difícil, que es la bancaria, adquiriendo deudas. Afortunadamente, en este momento se pueden adquirir compromisos bancarios con unos intereses más bajos. Los ingresos para el Estado van a ser muy difíciles porque no se van a generar utilidades.

Si el Gobierno Nacional y los departamentos no son conscientes de todo esto, se van a quedar con todos los bienes del empresariado. ¿Qué van a hacer con ellos?, pues tenerlos en una bodega, esa bodega se va a llamar Colombia.

Empleo

El Dane dice que el desempleo en noviembre ya había bajado hasta 13,3 por ciento. ¿Se diría que se está reactivando la economía?

Primero, no se está reactivando la economía; al contrario, va para atrás. Y dos: respeto ciento por ciento lo del Dane. Pero para mí, Arturo Calle, pasa del 17 y puede estar en el 20. Lo que sucede es que la mayoría de esa gente se tuvo que trasladar, al no conseguir empleo formal, a la economía informal. Y la economía informal es un desempleo impresionante. Entonces yo pregunto: si hace un año, antes de la pandemia, el desempleo era de 10 por ciento, ahora con cierres de empresas, ¿apenas un 3 por ciento creció el desempleo en relación con hace un año?

¿Qué se podría cambiar en el código laboral que facilite la contratación, que anime a los empresarios a dar más trabajo?

Que se pueda contratar el día a la hora que quiera y el tiempo que quiera. Ah, que yo quiero trabajar en tal parte y me dan trabajo tres horas, voy las tres horas y punto. Así de sencillo. Es que no se le puede decir al que necesita y quiere trabajar que no puede porque lo que tiene que trabajar es tantos días y tantas horas. ¡Eso es una infamia! La parte laboral en este país debe ser libre, y contratar libremente, por encima del mínimo, lo que le paguen a uno el tiempo que quiera.

También soy partidario de que el trabajador reciba un salario integral. Que le llegue con sus prestaciones y todo. Él es quien lo debe aprender a manejar, no es el Estado ni el empresario. Cada uno con su responsabilidad. El que quiere ahorrar porque quiere vivienda, que aprenda a ahorrar. A la gente hay que enseñarle a ser responsable.

¿Eso no será desmejorar la situación del trabajador colombiano?

Yo les pregunto a ustedes: si están desempleados y los llama otro medio de comunicación y les dice que necesitan media hora o dos horas y ustedes necesitan dinero para sobrevivir, ustedes pueden trabajar esas horas; y si no lo hacen porque no quieren, allá ustedes. Eso no quiere decir que haya desmejoramiento. Ahora, hay que decirle al empresariado ‘sean responsables’. Es que uno es empresario no solo para tener una empresa, sino para pensar en grande, pensar en país. Tener instituciones, tener fundaciones.

Política

¿Lo está haciendo bien el gobierno de Claudia López frente al tema empresarial?

Mmmm, difícil esa pregunta. Muy difícil… La doctora Claudia debe estar más cercana al empresariado. Contar más con el empresariado. Es una persona bastante capaz. Pero frente a las empresas que desarrollan la ciudad, que pagan los impuestos y que le ayudan desde todo punto de vista a Bogotá, es importante que cuente con ellas.

Usted es uribista, ¿ve a Tomás Uribe como ‘el que dice Uribe’ para el 2022?

¡Cómo que “ve”! Tomás mismo lo dice. “Yo soy empresario. No conozco sino de empresa; yo no soy político, soy el hijo de un político, le ayudo, acepto la política”. Él no es para ser candidato presidencial. Él lo reconoce. Algo más: Arturo Calle le dijo a Tomás: “Mirá, todos los días dicen… y esto le hace tal vez un daño al partido y a veces a tu papá”. Y salió un artículo con lo mismo que le dijo a Arturo Calle: “No soy político, soy empresario”.

¿Y entonces quién?

¿Entonces quién? Entonces me estoy callado… Por ahora, el país, en cuanto a la derecha, no ha encontrado quién. Y están en el momento de que a ese quién, ¡ya!, le queda año y pico para recorrer el país, para que lo conozcan y para que nos diga cómo se gobierna un país. Este país ya no se puede manejar a base de política. Esto es una industria y hay que manejarlo con un carácter de industria, con un carácter de economía, con un carácter de buenas inversiones.

MARTHA ELVIRA SOTO FRANCO
MAURICIO GALINDO CABALLERO

21 de enero 2021 , 11:01 a. m.

Fuente: https://www.eltiempo.com/economia/empresas/entrevista-a-arturo-calle-empresario-habla-de-la-crisis-en-la-pandemia-impuestos-y-politica-561518?utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1611250150

ACERCA DE ENVEN

 Empresa colombiana dedicada a la capacitación y entrenamiento en temas relacionados con el área comercial, investigaciones de mercado, asesoría  y consultorías empresariales.

 

SIGUENOS EN:

CONTÁCTENOS

Celular: 57-3176459589
info@escuelanacionaldeventas.com
 

HORARIO DE ATENCIÓN

Nuestros horarios de atención al cliente

  • Lunes-Viernes: 8:00am a 5:00pm

 

RedLatinoamericanFondoBlanco